Puente Romano de Córdoba

Sin lugar a duda, el Puente Romano de Córdoba es uno de los monumentos más simbólicos de la ciudad al tener una ubicación y vistas privilegiadas del río Guadalquivir y la Mezquita de fondo. Además está considerado “Bien de Interés Cultural”. 

Se trata de un puente de 331 metros de longitud construido durante el siglo I d.C. durante la época de dominación romana y que, aunque reformado en varias ocasiones, es hoy un enclave turístico único con vistas espectaculares al casco antiguo de Córdoba.

Ubicación del Puente Romano de Córdoba

El Puente Romano está situado en el extremo sur del casco antiguo de Córdoba, uniendo la Ronda de Isasa y el Arco del Triunfo por una orilla con la Torre de la Calahorra en la otra. Además, se encuentra en un entorno privilegiado, los Sotos de la Albolafia, un espacio natural que acoge a más de 120 tipos de aves distintas, algunas de las cuales se encuentran en peligro de extinción.

Cómo llegar al Puente Romano de Córdoba

  • Desde la estación de Renfe: Línea 3 
  • Desde el hotel Eurostars Palace: Andando
  • Desde la plaza Tendillas: Andando

Desde el hotel Córdoba Center: Líneas 3 y 7

Caminando por el Puente Romano Puente Romano - Córdoba

Historia del Puente Romano de Córdoba

Córdoba fue fundada por los romanos en el siglo I a.C. y pronto se convirtió en un enclave estratégico de gran importancia para la provincia Hispania Ulterior. Se cree que ya en el siglo I a.C. los ciudadanos de Córdoba construyeron un puente fabricado en madera que serviría de base para el actual. En el siglo I d.C se culmina la construcción del puente constando de 17 arcos, aunque actualmente sólo permanezcan 16. Ha sido durante muchos siglos un elemento imprescindible para la entrada a la ciudad, perteneciendo con gran probabilidad a la llamada Vía Augusta, una calzada romana que atravesaba la península hasta llegar a Roma, la capital del imperio.

Puente Romano

Arquitectura del Puente Romano de Córdoba

Se trata de un puente en arco construido con piedra maciza. Cuenta con más de 300 metros de largo y 9 de ancho. Aunque fue construido en época romana, actualmente sólo se mantienen 2 de los 17 arcos originales (los arcos 14 y 15). Ha sufrido numerosas reformas a lo largo de la historia, añadiendo elementos como la torre de la Calahorra o la estatua de San Miguel que lo custodia. Desde 2004, este puente sólo puede recorrerse peatonalmente, 

La estatua de San Rafael

En el año 1651 se incorporó al puente esta obra del artista Bernabé Gómez del Río, como símbolo de bendición a todos viandantes que transiten el puente. Se trata de la imagen de San Rafael más antigua de la ciudad. 

Reconstrucciones del Puente Romano de Córdoba

El puente romano de Córdoba ha sido reconstruido en numerosas ocasiones a lo largo de la historia, principalmente por causa del desgaste ocasionado por el agua del río y los daños sufridos en época de guerras.  Se pueden observar rasgos árabes en parte de las reconstrucciones. Con la reconquista, se crearon dos elementos externos al puente que lo ensalzan aún más: La torre de la Calahorra y la Puerta del Puente, denominada popularmente “Arco del Triunfo”.

Fotos del Puente Romano de Córdoba

« de 6 »

Preguntas frecuentes sobre el Puente Romano de Córdoba

Aunque existía un puente originario del siglo I a.C, no fue hasta el I d.C que se finalizó la construcción del Puente Romano, tal y como lo conocemos actualmente.
Se trata de un puente de 331 metros de longitud y 17 arcos fabricado con piedra caliza traída directamente de la Sierra de Córdoba.
En el siglo I d.C, Córdoba pertenecía al Imperio Romano por lo que fueron estos quienes llevaron a cabo la construcción del famoso puente.
El puente Romano de Córdoba atraviesa el río Guadalquivir, conectando la Ronda de Isasa y el casco antiguo de la ciudad con la Torre de la Calahorra y la barriada del Campo de la Verdad.